jueves, 4 de marzo de 2010

El Sótano

Si hace buen tiempo (y hay perritas en el bolsillo), ahí va una propuesta para pasar un buen día: Aunque suene extraño recomendar una piscina, estando rodeados de mar por todos lados (otra cosa es si hablamos de la calidad de las playas que tenemos en la isla, pero dejémoslo para otro día), normalmente yo huyo de las aglomeraciones y el barullo, y, aunque es difícil, elijo playas poco concurridas siempre que puedo, y a veces me encanta ir con la familia a algunas de las piscinas municipales que hay por la isla. Normalmente la entrada es barata, y, sea porque los domingos la gente de la zona elige la playa, sea porque se van a "la capital", suele haber poca gente (salvo las de Garachico, Bajamar - ésta es gratis - y Candelaria, donde los domingos hay mas gente que en "Médico de familia" a la hora del desayuno, que diría Chiquito).

Hay dos a las que me gusta ir especialmente: una es la de Los Silos, de la que ya he hablado aquí, con su restaurante en la parte alta, su chiringuito dentro en verano, y su espacioso solarium alrededor de una gran piscina de agua salada.


La otra es de la que les voy a hablar hoy: Está también en el Norte, en Las Aguas, en San Juan de la Rambla, con el riesgo que tiene ése Norte de pillar un día malo, cuando hemos salido con un sol impresionante de Santa Cruz (Para los que me leen de fuera y no han estado nunca en Canarias, ésta es una de las maravillas de ésta tierra: en hora y media escasa de coche puedes pasar de andar sin camisa cogiendo sol a tener que abrigarte por el frío o calarte con la lluvia).


Está pegada al mar, casi siempre embravecido, en el que a veces se adentran algunos valientes de la zona, aunque a un costado hay una pequeña calita donde puede uno remojarse. La piscina no es muy grande y ciertamente el entorno está un poco descuidado, pero para pasar una mañana tranquila dándonos unos chapuzones con los niños, y echarnos unas cervecitas en el chiringuito está más que bien, además he ido éste domingo y está sin agua y cerrada porque la están adecentando para cuando llegue el buen tiempo.

Si no les gusta lo de la piscina, obvien todo lo anterior y vayan a la hora de comer a éste restaurante, muy cerca de la piscina, y por lo tanto, también pegadito al mar, que pueden admirar sentados en su pequeña terraza. Dentro está decorado más con un estilo de casa rural que pesquero, muy acogedor. Si va a pedir pescado hay que pasar antes por la barra donde lo tienen expuesto para elegir el que queremos que nos preparen.

Pedimos, como se les habían terminado los chicharros, que era lo que queríamos, unas doradas fritas que estaban muy buenas, carnosas y en su punto de fritura; Ensalada, Lapas, Pulpo guisado con su pimientita, bastante grande y con algún pequeño trozo un poco duro, pero se podía comer, y unas croquetas caseras de pescado servidas con mayonesa, exquisitas. Todo acompañado de papitas arrugadas con los dos mojos.

Vi pasar mucho pescado con buena pinta, sobre todo viejas, bastante grandes y carnosas. También suelen tener camarones o gueldes. Finalmente de postre pedimos quesillo casero y unos cafés. Con unas cervezas y refrescos salió rondando los 20€ por persona, dentro de lo normal cuando pedimos pescado.

Dirección: C/ La Destila esquina. Av. Las Aguas.
S. Juan de la Rambla. Teléfono: 922-360 244
Imprimir artículo

1 comentario:

  1. Anónimo16/4/14 3:13

    Que recuerdos de la zona...y de almorzar en el Restaurante el Sotano, el único restaurante donde he visto el pescado moviéndose(aún estaban vivos)en las bandejas del mostrador.Calidad superior y frescura del pescado garantizada.Buena zona y buena gente

    ResponderEliminar

Comenta lo que quieras

* * * * * Top 5 sitios más vistos del blog * * * * *