martes, 21 de diciembre de 2010

Bodegón Risco Caído


Un pequeño rinconcito en La Orotava para disfrutar de una estupenda comida casera, en un ambiente familiar. Si vamos por la carretera general, desde Santa Úrsula hacia El Puerto de La Cruz, al final nos encontramos una rotonda, donde podemos desviarnos hacia la Playa del Bollullo, el Puerto de La Cruz o La Orotava. Allí, a la vera de la rotonda, frente al túnel que va al Bollullo, la primera casa que asoma alberga en sus bajos este acogedor saloncito, atendido en un ambiente familiar y casero, con las cacerolas de comida de cuchara presta en la cocina, que se observa desde el comedor.

Llegamos temprano y paramos para ver qué tal estaba el sitio y que comida ofrecían. Todavía estaban anotando los platos del día en el socorrido trozo de cartón de cigarrillos, no había todavía nadie. Entró un matrimonio mayor justo detrás de nosotros, y la señora se adelantó un poco para preguntar si tenían potaje. Respondieron afirmativamente, y la señora comentó: "Bueno, si tienes potaje me quedo, ya que el resto de comida que preparan aquí siempre está bueno". Bien, pues ante éso, esperamos a que terminaran de preparar la "Carta".

Apunto lo que tenían ése día (¡qué habilidad para escribir tantas cosas en un trozo de cartón tan pequeño!): Garbanzas, Ropa Vieja, Queso asado, Potaje de verduras, Sopa de pollo, Arroz amarillo, Pulpo a la vinagreta, Pescado salado guisado, Atún en salsa, Conejo en salmorejo. Para hacer a la plancha tenían filete de Fogonero (que, para ser sincero, hasta ése día no sabía que existía. Si a alguien le pasa como a mí, que pinche aquí, para verlo y su curioso nombre), Chocos, Chuleta de cerdo y Pechuga de pavo. Y para freír, jamoncitos de pollo o Carne fiesta.

Como ven, bastante variedad, a la que hay que añadirle lo que pedimos nosotros, que fue un plato de Croquetas con ensaladilla, muy bueno, muy casero; Un buen escaldón, aunque un pelín seco para mi gusto; Estaba estupenda la Ropa Vieja, muy jugosa, y lo mejor fué un suculento plato de Carne en adobo, con la carne muy tierna y una salsa muy sabrosa, dicen que es su especialidad. Tenían un vino blanco muy bueno, que, aunque me dé un poco de rubor confesarlo, mezclé, como siempre, con Seven Up. Además del vino, fueron unos cuatro o cinco refrescos y agua. No pedimos postre porque estábamos llenos, y ni siquiera pregunté qué tenían. Con unos cafés, de cafetera casera, terminamos, y ya estaba lleno de gente. La verdad es que se come bastante bien, y a buen precio, menos de 32€ nos salió la cuenta.

Dirección: C/Risco Caído, 162. LA OROTAVA.
Teléfono: 922-336 240

martes, 7 de diciembre de 2010

Guachinche El Cordero


¡Vaaale!. Aceptamos barco como animal acuático. Y ya no voy a quejarme más de que algunos sitios se autodenominen Guachinche (y, para más redundancia, Guachinche Canario, como si lo hubiera de otro sitio) cuando no lo son, ni en la acepción en sí del nombre ni en adaptarse a la regulación de un guachinche. Porque los Guachinches están regulados, desde los meses de apertura (que no es todo el año, sólo mientras tengan vino) hasta el número máximo de platos en la "carta", e incluso creo que un tratamiento fiscal diferente. Pero si un sitio, atendido, como mínimo, por unas ocho o diez personas, con más de una treintena de platos donde elegir, que está situado en Guargacho (Sur de Tenerife) y el vino que vende es de más de 75 kilómetros hacia el Norte (Tegueste), que abre todo el año (eso si, cierra los Lunes), digo, si se quiere llamar Guachinche, y Canario, y de Tenerife, pues vale. Por mí, a partir de ahora, si hacen bien de comer, como en éste caso, que se llame como quiera.

El aspecto podría parecer el de un Guachinche. El de uno muy grande. Suelo de tierra, mesas y sillas austeras y de diferentes estilos, etc... . Está junto al acceso a una finca donde se crían corderos y ovejas autóctonas que se alimentan exclusivamente de los restos vegetales de la finca (esto lo leí en un recorte de periódico que vi por allí). En ésta finca se pueden adquirir frutas, hortalizas y cordero. Al entrar al restaurante nos encontramos con dos amplias estancias. Una cubierta y más oscura (de hecho, viendo algunas fotos que saqué parecería que es de noche), con mesas redondas y sillas plegables de madera, junto a la entrada, donde también está la barra. Tras ésta, por las cristaleras se puede ver al personal afanándose en las parrillas en una especie de patio/cocina. Al lado, y pegada a la finca, una terraza, cubierta también pero donde las paredes de plástico dejan entrar bastante más claridad. Aquí las sillas son las típicas plásticas de terraza. Una fuente, una jaula con pájaros y periquitos, y los árboles de la finca nos transmiten una tranquilidad y una sensación de estar bastante más apartados de los escasos cincuenta metros que nos separan de la carretera. Tranquilidad que se rompe en menos de media hora, ya que en ése tiempo se llenó hasta la bandera. Nosotros entramos un poco antes de la una de la tarde, que es cuando abre el comedor, para ver si el sitio estaba bien y demás. Nos gustó, y le dijimos al camarero que volveríamos en una media horita, si podíamos reservar. Nos recomendó que nos quedáramos, ya que no pueden guardar mesa, porque se llenaba rápido. Aunque me sonó a fanfarronada (no había nadie todavía, y con lo grande que es), le hicimos caso. Y menos mal.

¿Por que se llena tan rápido?. Vamos a verlo. Como decía, más de una treintena de platos en la carta: desde Queso, Ensaladas, Salchichas, Morcillas, pasando por Cazuela, Pescado encebollado, Cherne, Calamares o Puchero, y mucha carne: Carne fiesta, Carne de cabra, Bistec y Chuleta de cerdo o ternera, Chuletón de buey, Pollo, costillas, o, por supuesto, Cordero. Además en la entrada ponen una pizarra con las sugerencias del día (ése Domingo paella).

Nosotros, tras dos rondas de pan con ali-oli muy rico en la espera, pedimos unas Garbanzas, muy sabrosas; Un gran plato de Asadura, la carne estaba bien, y la salsa mejor; Un plato de Conejo al ajillo, también muy bueno, y al final lo mejor, y ya casi llenos; el pedazo de bistec de cerdo como hacía tiempo no comía. Regamos con medio litrito de vino y unos cuatro o cinco refrescos y agua. De postre, sólo un quesillo, y un café. Pese a estar hasta los topes, no había demasiado ruido, se estaba confortable, y el servicio, muy atento y rápido. Como detalle, a mitad de la comida, un camarero, supongo que el encargado, vino a nuestra mesa a pedirnos disculpas por el retraso, y a decirnos que enseguida nos sacaba algún plato más. Yo ni lo había llamado, y ni me había dado cuenta, entretenido comiendo y charlando, pero creo que el "retraso" era de menos de diez minutos, y ya nos habían servido un par de platos. Al final, nos fuimos encantados con el sitio, y con lo que pagamos, exactamente 38,80€. El precio si es de Guachinche. Por eso se llena. Al salir, vimos que la cola de gente esperando bajaba todas las escaleras, hasta el aparcamiento de tierra de la entrada. Calculo unas treinta personas. Increíble.

Dirección: Finca El Lomo nº 1. Guargacho SAN MIGUEL DE ABONA
Teléfono 922-734 171

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Guachinche El Perenquén (Casa Isidro)


De nuevo nos dejamos caer por La Matanza de Acentejo. Ya le habíamos echado el ojo con anterioridad, al pasar buscando otros guachinches, que por ésa zona de La Matanza abundan. Éste está un poco por debajo del campo de Fútbol. Se puede aparcar con facilidad en la pendiente paralela a la calle donde está el Guachinche. Nos fijamos en la pizarra que colgaba en la fachada que tenía potas, un plato que nos encanta, y lo apuntamos para ir otro día.

Curiosa la "señora" que nos recibe a la entrada, y nos despide a la salida, junto al biombo de madera que oculta de las miradas del exterior al comedor, típico de guachinche, no muy grande, diáfano y acogedor. El servicio, atento y familiar. A medida que comíamos vimos como se iba llenando de gente. Así y todo, se mantenía la sensación de tranquilidad.

No es muy amplia la carta, como buen guachinche, pero todo tenía muy buena pinta, y había donde elegir. Ése día, en la pizarra había Queso de cabra, Croquetas, Garbanzas, Chicharros, Carne de cabra, Conejo frito y las mencionadas potas.

Nosotros pedimos un plato de Croquetas, caseras y muy buenas; Unas garbanzas, tambien sabrosas; Un buen plato de Carne fiesta y las estupendas Potas en salsa con papas arrugadas. Acompañamos con una cuarta de vino, unos cuantos refrescos y agua. De postre, un flan de chocolate y unos cafés. Estaba todo muy bueno, me quedé con las ganas de probar los chicharros, pero no íbamos a poder con el plato. Otra vez será. La cuenta fue de menos de 35€. Otro guachinche recomendable en una zona donde cada vez florecen más.


Dirección: C/ San Antonio (debajo del campo de fútbol).
LA MATANZA DE ACENTEJO. Teléfono: 600-289 363

* * * * * Top 5 sitios más vistos del blog * * * * *