viernes, 24 de junio de 2011

Edymarka


Escribir ahora mismo sobre parrillas, brasas y fogones no queda como muy apropiado. No sé si se han dado cuenta, pero ¡Que calor hace!. Antes de sentarme a escribir ésto, venía en el coche y marcaba 40º. No suele equivocarse demasiado el termómetro del coche, pero me pareció mucho. Lo cierto es que el calor era asfixiante, que deja a uno "embotado" y sin ganas de hacer nada (bueno, si, estar en una terraza con unos camarones y una cervecita. Aunque dudo de que éso se pueda considerar hacer algo.). De todas formas, aquí les dejo hoy esta recomendación, para cuando afloje un poco este calor, aunque he de decir que en éste sitio no se deja sentir tanto.

Está en el Norte, en Los Realejos, que anda un poco más fresco que el resto de la isla. Les he puesto dos fotos en la ilustración de la fachada, porque se accede por dos calles. Yo lo localicé por la parte que da un poco más adelante del famoso Restaurante El Monasterio. Por ésa zona es más fácil aparcar, y de ahí se accede a la gran terraza cubierta que tiene el sitio, muy apropiada para éstos días. La entrada por la otra calle es bastante más pequeña y si uno pasa por allí no se da idea de lo grande que es por dentro. El comedor interior junto a la barra es amplio, y fresco. Desde ahí también se puede ir a la parte de terraza. Junto a ella, un pequeño aparcamiento, en el que no sé si uno puede aparcar, o es privado, y donde tienen un par de plazas ocupadas con unos futbolines y billares. Será por aprovechar el espacio, pero no es ésa precisamente la zona más bonita del restaurante. La terraza cubierta es grande, con macetitas de helechos y plantas colgando del techo, que ayudan a refrescar el ambiente. Las clásicas sillas plegables de madera se combinan con mesas alargadas de troncos, y con otras circulares ideales para ir de picoteo, ya que la base es giratoria, con lo cual nos haremos llegar el plato a nuestro lado sin problema. El comedor interior cuenta con otro tipo de silla, más cómoda, y también se combinan los tipos de mesa. La decoración y pinturas con motivos canarios, y los altos techos, confieren al sitio un aspecto acogedor. Ahí nos sentamos, ya que, aunque el tiempo invitaba más a la terraza, cuando ésta se llena, como fué el caso, el barullo se siente bastante. A uno le gusta más la tranquilidad, y dentro se estaba muy a gusto y fresquito.

Si les gusta la carne, les gustará éste sitio. Tienen carne "p'a reventar". Cerdo, Pollo, Cabra, Res o conejo, lo puede encontrar a la parrilla, en escalope, o en diferentes preparaciones, como el Solomillo en varias salsas, el Costillar asado, los Medallones de cerdo al ajo, el Conejo en salmorejo, las parrilladas y mucho más, acompañados de ensaladas y "papas sorpresa". A casi todo le ponen papas sorpresa. Y aquí la sorpresa es que la papa no tiene nada dentro. Es una papa frita en cuadraditos, eso si, algo le ponen que está muy sabrosa. De entrantes, entre otras cosas, Croquetas, Fabada, Carne fiesta, Queso asado, Morcilla, o Ensaladas varias. Sirven también alguna sopa o potaje, y, que no sea carne, pues gambas al ajillo, chocos asados o filete de Abadejo. La carta es mucho más amplia que lo que les pongo aquí, tienen mucho donde elegir. Hay bastantes camareros por los dos salones, y el servicio es rápido y atento.

Nuestro picoteo fué: Un plato de queso asado con mojo y mermelada; Una vez más, ensaladilla, también muy buena y fresca; Unas sabrosas Garbanzas; Un plato de chistorras con papas fritas, con una especie de vinagreta muy rica; Unos chorizos parrilleros, con la misma vinagreta y las papas sorpresa; y una chuleta ahumada, con piña y queso fundido por encima. ¡Que buena estaba!, la combinación de sabores era exquisita. Llevaba de guarnición una especie de ensalada alemana y papas sorpresa. Si van, prueben éste plato. De postre, un mousse de limón con nata, un par de helados y un café. Nos bebimos una cuartita de vino, unos cinco refrescos y agua. Salimos llenos, y muy a gusto, por poco más de 42 euros. Buen sitio. ¡Ay, que calor!.

Dirección: Carretera General La Montaña, 28. LOS REALEJOS.
Teléfono: 922-343 113

viernes, 10 de junio de 2011

El Cerro de la Luna


Un lugar para perderse y desconectar. Cruzar el arco de ésta casa es bajar una velocidad en el ritmo diario, olvidarse del estrés paseando por sus jardines, apartarse del bullicio por un rato, y disfrutar de una buena comida, en sus comedores interiores, o, lo mejor, en la intimidad que proporcionan unas pérgolas, con pocas mesas, al aire libre, distribuidas entre árboles y plantas. Todo un oasis de tranquilidad, y a sólo unos minutos del núcleo urbano. Me ha quedado un poco de anuncio publicitario, pero es la realidad. Ya he comentado en otras ocasiones que en el Sur de la isla, por la parte alta de Arona, de Valle San Lorenzo a Chayofa, hay muy buenos restaurantes. Éste es uno de ellos.

Como el enlace de Google Maps no llega hasta la puerta del restaurante, les he puesto como referencia la gasolinera. Entrando en ella, hay un pequeño camino, que va a dar a la finca de Camel Park, y a pocos metros nos lo encontramos, con su pequeño aparcamiento de tierra al lado. Es una casa rústica, muy bien cuidada, con varios comedores interiores, con mesas en las terrazas, y, para mí, la mejor zona de todas: unas cuantas mesas bajo unas pérgolas distribuidas por los jardines, para disfrutar de la comida al aire libre y protegidos del sol. No era el caso de ése día (final de Semana Santa), que estaba nublado y hacía fresquete. Incluso para éso tienen solución, pues si uno quiere estar en ésas mesas y el tiempo no acompaña, me fijé que había dispuestas, sobre cada silla, unas mantitas para mitigar el frío. Tienen todo controlado. Como mis acompañantes no secundaron mi idea de comer allí, pasamos al comedor interior. Pero ahora que va llegando el veranillo, se debe estar divinamente.

Ofrecen, como dicen en su carta "algo más que picoteo". Hay bastante donde elegir. Les resumo un poco: Tabla mixta de manchego e ibéricos, Espárragos con mayonesa casera de cilantro, Dátiles con bacon, Pimientos de Padrón, Setas a la plancha o al ajillo, Queso asado dulce o salado, Champiñones al ajillo, Tortellini de setas silvestres con salsa de marisco, Solomillo en varias preparaciones, Cordero, Salmón fresco marinado con soja y miel, Lubina fresca a la plancha o al horno, o Bacalao con marisco y tomate.

Hay bastante más en la carta, pero no voy a recitarlo aquí todo. Baste ésa muestra, mas lo que pedimos nosotros, que fué: Bolas de morcilla dulce y cremoso de queso, una delicia; Unas salchichas a la parrilla, extraordinarias, con ese toque de cebolla, pimiento, y creo que vino, que le daba un gran sabor al plato; Unos montaditos de batata, tostadas y ahumados, muy ricos; Unas buenas croquetas caseras; Un pulpo muy bien frito, tierno y crujiente; y el mejor plato que probamos: Papa rellena de puntas de solomillo con salsa de champiñones. Un plato exquisito al que no le acompañó la presentación. La comida tiene que entrar también por la vista, y además de que la presentacion dejaba un poco que desear (la foto está sacada antes de que nadie le hincara el tenedor, aunque no lo parezca), no me terminan de agradar los platos que se ocultan bajo una capa de salsa. Hay suficiente espacio en el plato para que se vea la papa con su solomillo, y la salsa por separado, y que además quede decoradito. Pero bueno, es una apreciación mía, y lo cierto es que el plato estaba delicioso. De postre, unos quesillos y un postre de chocolate, una especie de brownie con una bola de helado, no recuerdo el nombre, ni lo ponía en la factura, pero estaba bueno. Para beber, unas cervezas, refrescos y agua. La cuenta fué de poco más de 17€ por cabeza. El servicio fué atento y rápido, a pesar de fué entrando bastante gente. En fin, pasamos una sobremesa la mar de agradable y relajada. Lo apunto como uno de los mejores sitios a los que he ido este año.


Dirección: Carretera General de Los Cristianos a la Camella
(
Entrando por laGasolinera). ARONA.
Teléfono: 922-721 827

* * * * * Top 5 sitios más vistos del blog * * * * *