miércoles, 27 de junio de 2012

Terrazas del Sauzal


Por una vez, y quizá sirva de precedente, no les voy a hablar de un sitio para ir a comer. Les traigo hoy  un lugar espléndido, que acaba de abrir sus puertas, donde ir después de comer, a tomarse un postrecito casero, o un café, o una copita. Aunque también se puede ir a comer, ya que tiene restaurante, y con muy buena pinta. Pero como no he probado su cocina todavía, no puedo opinar.  No obstante, me pareció un sitio tan encantador, además de admirar que alguien se arriesgue a aventurarse en una empresa de esta envergadura en los tiempos que corren, que quiero resaltarlo aquí, y ayudar a darlo a conocer un poco más desde este pequeño rincón. Y, por qué no decirlo, porque nos trataron muy bien


El pasado sábado estaba por ese Norte, viendo un sitio para ir al día siguiente con unos amigos, y de vuelta bajamos por El Sauzal, que anda de fiestas y con Ruta de la Tapa. A esa hora no había actividad, pero estaban las calles cortadas al tráfico, y los desvíos nos llevaron cerca de este sitio. Entramos a ver que tal estaba y tomar café, sin saber que acababan de abrir.


¡Que vistas!. ¡Que tranquilidad se respira!. Hacía  un día espléndido, sin la calima que tenemos estos días, y observando la postal del mar en calma, de la panorámica de toda la costa Norte, coronada con  el Teide de fondo, desde esa terraza, en medio de unos inmensos jardines, y con el acompañamiento de la suave música que llegaba desde la barra, se quedaba uno embelesado.

Una vez admirado el entorno, recorrimos las instalaciones. Debajo de la terraza, en otra planta, cerca de la piscina, se encuentra el restaurante. También en una de las casas de estilo canario que rodean la terraza se adivinaban unas mesas. No sé si será otro comedor. No me fijé en más detalles, ya que lo que me enamoró fué la terraza. Allí nos sentamos a pedir unos cafés, y un helado para mi hijo. Helado al que tuvieron el detalle de invitarnos.


Fuimos al día siguiente con los amigos, después de comer. También se quedaron encantados con el sitio. Pedimos unos cafés, unos helados, tarta de queso, tarta de tres leches, y un refresco. A pesar de que no había demasiada gente, algunos detalles de descoordinación delataban  todavía el incipiente rodaje. Detalles sin importancia para nosotros, pero si para ellos, y ahí es donde se notan las ganas de hacerlo bien y de agradar.

Como consideraron que habían tardado mucho en servirnos (a mí no me pareció tanto, relajado como estaba), al pedir la cuenta nos ofrecieron como desagravio invitarnos a otro postre. Nos pareció demasiado (éramos siete), y aceptamos probar una panacota de vainilla y una espuma de fruta de la pasión con algo más que no recuerdo, y que estaba muy rico. Un detalle a valorar, y por eso lo recomiendo aquí, deseándoles suerte y que no pierdan las ganas ni las mañas. No tenía pensado publicarlo, y no saqué fotos de los postres. Gracias a Patri Álvarez, amiga del Facebook que también ha estado por allí, por facilitarme la foto del plato. ¡Cómo estaría esa tarta!.

Y hoy ¡¡A POR PORTUGAL!!.




Dirección: Pasaje Sierva de Dios, 9. EL SAUZAL
Teléfono: 922-571 491

sábado, 23 de junio de 2012

Bodegón Casa Antonio


La Perdoma. Un pequeño trozo de La Orotava donde los sitios para comer parecen no tener fin. En general, todo el municipio anda sobrado de Guachinches, Bares, Bodegones y Restaurantes, pero en este bonito rincón se concentran bastantes en un pequeño trecho. Es nuestro sitio preferido, junto con La Matanza, para ir cuando salimos sin rumbo fijo, y no encontramos por ahí nada que nos guste. Dependiendo de donde estemos, enfilamos a uno de estos dos municipios con la seguridad de que siempre encontraremos algo. Esta zona nos había llamado la atención varias veces al pasar por allí. Siempre se ve mucha gente, ya que hay unos cuantos restaurantes casi pegados. En esta ocasión no se apreciaba tanto movimiento, y había sitio para aparcar, así que paramos. Nos gustó lo que ofrecían en la pizarra de este Bodegón, y aquí entramos.

Al entrar nos encontramos con el típico bodegón, no muy grande, pero acogedor. Estaba ya casi lleno, sólo quedaban dos mesas libres, y, sin llegar a ser molesto, lo cierto es que había bastante barullo. Con dos grupos grandes, de celebración, el volumen era un poco más alto de lo deseable, pero se podía estar. La actividad era frenética, y las chicas encargadas de atender el comedor lo hacían con solvencia. Y en la cocina, por lo que vimos, también, ya que aquello era un no parar de sacar platos, y, en nuestro caso, llegaron a su debido tiempo, sin esperas.

La carta es amplia y variada para un buen picoteo, hay un poco de todo. Pulsando aquí tienen el detalle, pero les resalto que, aparte de lo que pedimos nosotros, vi salir platos con muy buena pinta. Pero sobre todo, vi salir de la cocina una cantidad considerable de jamoncitos de pollo. No los probamos, pero deben estar muy buenos, como todo lo que comimos nosotros: un poquito de Queso asado, en este caso acompañado de mojo y salsa de arándanos. Muy rica la Ropa vieja, así como la Carne en salsa, muy tierna y sabrosa. Terminamos con un plato de Conejo en salmorejo, acompañado de unas papas bonitas arrugadas. Muy buena la salsa, que dejamos seca mojando las papitas.

Nos quedamos bastante llenos con estos contundentes platos, pero nos quedó sitio para unos cremosos y caseros mousse de higo, y crema de limón, además de un helado. También tenían quesillo casero, y los conocidos postres  de Doña Laura. De beber, una cuarta de vino, 3 refrescos y agua. No pedimos café. Un sitio más donde comer bien en La Perdoma, y a buen precio, unos 40 euros por lo que pedimos. Y hoy, a ponernos de los nervios con España. 

 


Dirección: Ctra. Gral. El Ratiño 11. La Perdoma
LA OROTAVA. Teléfono: 922-309 053

miércoles, 20 de junio de 2012

Kiosko el Socorro


Curioso sitio. Lo había visto en un par de ocasiones cuando, por cuestiones de trabajo, pasaba por la zona. Parecía un chiringuito de playa sin playa (aunque la tiene cerca), casi solitario, entre la playa y el polígono industrial. Frente a la ermita del Socorro, una gran cruz preside, y casi estorba (o a lo mejor es el kiosko el que estorba a la cruz, que estaría antes) la puerta de entrada. No está en una zona de mucho paso, pero debe ser conocido, ya que el día que fuimos, entre semana, había bastante gente.

Pasamos por la zona como decía, entre semana, y paramos con la idea de tomar algo rápido en aquél chiringuito que habíamos visto varias veces. Cuando entras ves que no es tal chiringuito. Esas paredes de lona y plástico han ganado espacio a la terraza para hacer mayor y más acogedor el pequeño restaurante. Tampoco los platos son lo que esperamos por aquí de un sencillo chiringuito de playa. Si bien ofrecen bastante pescado fresco para elegir, y una cocina más marinera, también hay creaciones de la casa que sorprenden, como una de las que probamos nosotros. Un buen sitio, con el único reparo, por qué no decirlo ya, de que los precios no sean más ajustados.
Lo de parar ahí surgió por casualidad, y no iba "armado" con mi cámara. Hice las fotos que pude con el teléfono, y no sé a dónde fue a parar la foto de la pizarra con la carta. Tampoco recuerdo mucho más que el pescado y lo que comimos nosotros. Que, por otra parte, entre lo que pedimos estaba lo importante, y casi la razón de escribir el post de hoy. Ese plato hay que probarlo, sólo por eso ya vale la pena darse el salto hasta El Socorro, aunque lo demás también estaba bueno, y todo lo que vi pasar por allí tenía muy buena pinta. Pero ese plato, que ofrecen como "ensalada...", ¡cosa buena, oiga!

Lo pedimos pensando en una fresca ensalada, y cuando vimos aquello... No hay nada como un plato bien presentado. Sólo la visión abría el apetito, aunque como ensalada era un poco extraño. En este caso, como comprobé al final, no le pongo pega a que esté todo el plato cubierto de la salsa, sin verse los ingredientes, porque se asemeja más a un "pastel" que a una ensalada. Pongan la imaginación a trabajar y degusten en el paladar la primera capa del plato (mostaza dulce y balsámico). Mézclenlo con el sabor del Bacalao ahumado de la segunda capa. Y debajo, el "relleno", que no es otra cosa que la ensaladilla de toda la vida. Les digo que el sabor de ésa combinación es exquisito (no sé si lleva algo más, pero es lo de menos). Nos encantó. Pedimos además un platito (recalco lo de platito) de Camarones, plato que no pedía desde hace mucho tiempo, ya que es un pequeño placer en el paladar, pero un gran dolor en el bolsillo. Esta vez no iba a ser menos, 8,50€ por ése platito, pero como se empeñaron en pedirlo.... . Tengo que decir también que la ensalada cuesta doce euros, aunque en éste caso lo compensa la creatividad, y el tamaño del plato. Pedimos unos churritos de pescado, muy sabrosos y crujientes. De postre, un helado y el postre de la casa, muy rico y bastante grande, con uno comen dos tranquilamente. Terminamos con dos cafés. Para beber, dos cervezas y dos refrescos. Nos atendieron muy bien, y la cuenta fue de casi 47 euros. No es barato. Pero el plato merece la pena.



Dirección: Avenida del Socorro, 15 GÜIMAR
Teléfono: 922-506 849

sábado, 16 de junio de 2012

Quinta Crespo


Este es otro de los sitios que hemos elegido para actualizar. Lo publiqué hace casi dos años, y desde esa fecha hemos intentado volver en, al menos, cuatro ocasiones. Imposible. Por muy temprano que llegáramos, ya teníamos dos filas de coches aparcados a ambos lados de la carretera, además de estar lleno el pequeño aparcamiento de la entrada. Esta vez fuimos un festivo entre semana, y en esta ocasión si que si. Había bastante gente ya, pero quedaban un par de mesas libres. Por fin. Queríamos volver a probar las potas en salsa, pero, sobre todo, queríamos saborear de nuevo ésa carne con papas, que repetimos la vez que estuvimos, y que tan buen recuerdo nos dejó.

El local sigue como estaba. El cambio mas apreciable es la mantelería de color diferente. Y es que, cuando algo va bien ( y, visto lo visto, tiene que ir bien), mejor no "meneallo". Unas cuantas mesitas (siempre llenas) en la entrada junto a la barra, otras pocas en el primer comedor, donde están los expositores para elegir el pescado fresco del día. Y otro comedor (el mayor) contiguo. Sigue con ese aire de Bodegón, casero, cercano y acogedor. No he probado el pescado, pero, a juzgar por la cantidad de gente que "peregrina" hasta allí los Domingos a comerlo, debe estar muy bueno. Además del pescado, y de lo que pedimos nosotros, tienen, que recuerde, Garbanzas con bacalao, Camarones, Queso o Bacalao encebollado. El servicio, a pesar del jaleo, que había bastante, es rápido y eficiente. Se nota que están acostumbrados al movimiento.

Nosotros pedimos, ¡como no!,  un plato de carne con papas. Y, ¡como no!, lo repetimos. Siguen igual de buenas, sabrosas y tiernas. Igualmente las potas en salsa conservan el toque, estaban muy ricas. Pedimos un Pulpito guisado con papas arrugadas, en su punto. Y terminamos con unos crujientes churros de pescado. De postre, una tarta casera con galletas, muy rica, y dos cafés para acabar. De beber, una cuarta de vino, cinco refrescos y agua. Pagamos por todo unos 53 euros. No es muy barato, ya que, aunque hay pulpo y potas, las raciones no son muy generosas. Pero la carne con papas sigue siendo de lo mejor que hemos probado.

Dirección: Carretera Nueva, 161 (de Tacoronte a Tejina).
TACORONTE. Teléfono: 922-560 446

sábado, 9 de junio de 2012

Guachinche Viñedos Malpaís


Hace poco me llevaron a cenar ahí unos amigos, compañeros de trabajo en otra época. Para no perder el contacto, cada cierto tiempo nos reunimos en torno a una mesa y pasamos un rato agradable, aparcando por unos momentos el estrés y los problemas. Son bastante guachincheros, y conocen muchos sitios, algunos en lugares tan intrincados que luego, de día,  no sé volver yo sólo. Por fin, ésta vez no tuvimos que ir por carreteras escarpadas o caminos de tierra a oscuras. Llegar es facilito, facilito. Salida de la autopista, desvío por la rotonda hacia la derecha, y un pequeño trecho, en bajada, nos lleva hasta el Guachinche de hoy.

De noche no aprecié bien el entorno donde está situado, pero sí lo hice  cuando fuí con mi señora, un par de días después, para que probara ésa chuleta "que me quitó el sentío". A plena luz del espléndido día que hacía, ¡pedazo de sitio para tener una casa como ésa!. Allí cerquita del "risco", con una panorámica espectacular de la costa y de los altos de La Victoria y Santa Úrsula, que se puede apreciar desde la zona de aparcamiento en la entrada. Junto a ésta, la parrilla a pleno rendimiento preparando las carnes. Una casa grande, con unos bajos muy bien aprovechados (y supongo que rentables). Cero encalado, combinando paredes de bloques vistos con otras revestidas con piedra, y con la iluminación justita. El suelo de tierra y picón, junto con las mesas hechas con bobinas de cable, y las sillas creo que de bobinas de papel, le dan un aire a guachinche auténtico.

Además del comedor principal, dispone de otra habitación larga y estrecha, con una mesa hecha con tablas y burras, y con las mismas "sillas", ideal para celebraciones o grandes grupos. Como digo, unos bajos bien aprovechados. Hay bastantes mesas en el comedor principal, y aún así, cuando he estado se ha llenado rápido. He ido un par de veces más en poco tiempo, antes de ésta que les cuento hoy, ya que, al comentarle a algún conocido lo buena que estaba la chuleta, he terminado yendo con ellos a que lo conocieran. En ésta ocasión, fuí sólo con la familia, ya que mis hijos no la habían probado, y cámara en ristre, para contárselo aquí a ustedes.

Como habrán adivinado, la especialidad es la carne a la brasa. Y como habrán deducido, me encantó la chuleta de cerdo. Preparan unas grandes ensaladas, con un aguacate buenísimo, aguacates que en una ocasión tenían también a la venta, y nos llevamos un par de kilitos a buen precio. En las otras visitas probé la Asadura, estupenda, y la Carne de cabra. En esta ocasión, pedimos Garbanzas y Fabada, muy sabrosas, y un buen plato de Carne fiesta, con sus papas fritas. Le siguió el plato de carne. Cayeron dos chuletas y un bistec de cerdo. No había probado el Bistec. Estaba bueno, aunque me quedo con la chuleta Por si no lo he dicho, hacía tiempo que no probaba una chuleta tan buena, en su punto, tierna y jugosa. Sólo por ella, vale la pena ir, aunque el resto también está muy bien. Para beber, pedimos una cuarta de vino, 4 refrescos y agua. No hay postre ni café. Salimos muy a gusto, a reposar la comida asomados un rato en el muro del aparcamiento, admirando las vistas. Y pagamos 39 euros. Buen precio. En las ocasiones anteriores, no llegó la factura a 10 euros por persona. Un guachinche muy recomendable.

Dirección: C/ Camino del Mar 42. SANTA URSULA

viernes, 1 de junio de 2012

Parrilla García


El que fuera un día lluvioso (que además de provocar que cambiáramos de rumbo, hizo que uno fuera despacito por la carretera) ayudó a que reparáramos en este sitio. Pese a que está en plena carretera general,  pasa casi  inadvertido para el que no lo conoce (como es mi caso), ya que, la colocación del cartel, mas los obstáculos añadidos del muro, el árbol y los coches que aparcan en la entrada, hacen más dificil divisarlo. Pues para eso estoy aquí y está aquí este blog, para dárselo a conocer a ustedes, ya que vale la pena darse un salto.

Al cruzar la puerta esperaba encontrarme con el clásico y sencillo Bodegón, de los muchos que pueblan ése Norte de la isla. Me encontré con un salón bastante mas grande y bonito que la impresión que tenía al verlo por fuera. Dispone de un par de comedores, y aunque tiene el aire de Bodegón que comentaba, la utilización de esos colores fuertes y la iluminación le daban ese toque diferente y acogedor. En una de las paredes tienen pintada una especie de pizarra, sobre la que escriben los platos que ofrecen. Si pulsan sobre la imagen para agrandarla los podrán ver en detalle. 

La especialidad, como se puede deducir por su nombre, es la carne, a la brasa de leña, sobre todo vi pasar muchas parrilladas. Carne que se puede contemplar en los expositores situados en el comedor, junto a la cocina, así como los postres caseros que preparan. También tienen Chocos asados o filetes de pescado a la plancha, y unas Croquetas "exóticas", que al final me olvidé de preguntar cuál era el exótico ingrediente. Había gente en la barra encargando comida para llevar. El servicio, familiar y atento, estuvo muy bien toda la tarde. 

Otra cosa que nos sorprendió gratamente fué la presentación de los platos, cosa que en los Bodegones no se suele cuidar demasiado. Aquí vimos pasar unos platos con una pinta estupenda, de apetecibles y de bien presentados. Como la Ensalada tricolor con la que empezamos nosotros. Muy rica y fresca, además de visualmente atrayente. Las Garbanzas igualmente estaban muy sabrosas, así como el Queso asado con mojos, Luego vino la colosal parrillada para dos, con sus papas y su ensalada, de la que comimos los cuatro, y sobró, ya que no podíamos más tras el picoteo anterior. Muy buena toda ella. Para terminar, unos postres ligeros: Una fresca Crema de menta y un Mousse de gofio. Intentamos bajar todo aquello con el líquido contenido en una cuarta de vino, seis refrescos, una botella de agua, dos cafés y unos chupitos que nos brindaron. Esta vez si puedo decir que nos pusimos como El Quico, nos dimos un atracón, por unos 57 euros. Ahora, a toro pasado, creo que nos sobró algún plato, fué demasiado. Lo que pasa es que, pensando, no se cuál hubiera quitado. Estaban todos muy buenos.

Dirección: Carretera Genral La Zamora 127. LOS REALEJOS
Teléfono: 922-344 522

* * * * * Top 5 sitios más vistos del blog * * * * *