viernes, 20 de julio de 2012

Tasca La Solera


Desde el pasado fin de semana, y hasta el 5 de Agosto, el municipio de Los Realejos viene organizando la primera edición de las muestras gastronómicas de Tenerife, dedicada esta vez a la papa bonita, que incluye, entre otros actos, una ruta gastronómica de tapas, pinchos y platos con este ingrediente como tema central. La información sobre precios y establecimientos participantes la pueden encontrar pulsando sobre la foto de la izquierda. Esto no tiene nada que ver con el sitio que les traigo hoy aquí porque no participa en la muestra, pero, como está en Los Realejos, no viene mal un poco de información adicional sobre la zona.   

Me topé con esta Tasca por casualidad. Fuimos a un sitio que está relativamente cerca, y al que no llegamos a entrar, ya que no nos gustó mucho. Al salir, emprendimos camino sin rumbo fijo, y una indicación en la carretera general nos llevó ahí.  No sé desde cuando está abierto, pero, como verán, el enlace de Street View que les he puesto, indica que ahí había antes un restaurante chino. La calle no parece ser muy transitada, y en la carretera junto a la entrada han dispuesto unas mesitas y unos bancos donde, en estos días de calor, se debe estar de maravilla (siempre que pongan unas sombrillitas o un toldo. Si no, sentarse ahí es arriesgarse a que se les derrita el cerebro). 

Dentro, la tasca es un local pequeño, acogedor, de estilo rústico, con bastante  madera.  No había mucha gente, y se estaba muy tranquilo y a gusto. El ambiente transmite la sensación de trato familiar, y así lo comprobamos después. Una persona se encargaba de atender el comedor, y en los fogones, un joven cocinero, preparaba unos platos que daba gusto verlos. La carta no es muy amplia, pero suficiente para un picoteo. Pulsando aquí pueden ver el detalle de lo que ofrecen. Fuera de carta, tenían Pimientos de Padrón, Albóndigas de pollo, Tollos y una Ropa vieja de Pulpo a la que no llegamos a tiempo. 

Como decía antes, destaco el trato familiar y amable que nos dispensaron. Con los calores que estamos padeciendo, me quedé "desconsolado" viendo la pinta que tenían las que había servido en una mesa contigua a la nuestra, así que pedí antes que nada una cervecita de barril. No sé que marca era, pero estaba riquísima. Para la espera, y para acompañar la cervecita, nos pusieron su poquito de ali-oli, su poquito de mermelada de pimientos con mantequilla, y unos chupitos  de gazpacho. Si nos pone algo más, podíamos haber pedido ya el café y la cuenta. Sin embargo, no sé si nos dejamos llevar por la buena pinta de los platos que vimos pasar, o es que llevábamos apetito, el caso es que que nos pasamos pidiendo, y, a pesar de que lo que probamos estaba muy bueno, a duras penas nos lo acabamos todo.

Empezamos con una fresca ensaladilla casera. Le siguió un rico Queso asado con mojos, y unos montaditos de Batata con bacalao. Con el estupendo plato de Ropa Vieja ya empezamos a pensar que quizá nos habíamos pasado. Algo que confirmamos con el Escaldón, pero ese plato hay que probarlo. ¡Que sabroso estaba!.¡Que de cosas tenía!. Soy incapaz de recordarlas todas, pero me encantó el sabor que le daban los trozos de plátano que no vi, pero que se adivinaban en el paladar. Todavía nos quedaba dar cuenta de los medallones de cerdo con salsa de manzana, sobre una capita de papas. Un apetitoso plato que no apreciamos en su plenitud debido a que estábamos llenos. Rematamos con los postres caseros que tenían: un postre de piña y un quesillo, que estaban muy buenos. Además de la cerveza, bebimos una cuarta de vino y cinco refrescos. Nos tomamos dos cafés, despacito para reposar aquello. Nos encantó el sitio, y volveremos para probar esa ropa vieja y algún que otro platito que vimos en su carta. Pediremos menos, para saborearlo más. Y, no se me olvida, muy bien de precio: Unos 42 euros por ponernos como El Quico.

Dirección: Calle El Laurel 2. LOS REALEJOS
Teléfono: 922-354 535

sábado, 14 de julio de 2012

La Sardinera


Nada que ver el nombre con lo que se prepara dentro. No había sardinas por ninguna parte. Al contrario, la especialidad de la casa la van a oler desde que se acerquen por los alrededores.  El nombre, supongo, vendrá dado porque la calle se llama así (¡que capacidad de deducción!). Sin embargo, el nombre fue lo que hizo que me acercara hasta allí,  pensando en unas buenas sardinas, que hace tiempo que no pruebo. No había, pero después de lo que comí, tampoco las eché de menos.

Al cruzar la pequeña zona de barra en la entrada, accedemos a un comedor no muy grande, tipo Bodegón, y que ya estaba casi lleno. Por lo visto, suele estar siempre así, sobre todo los Domingos. Es muy conocido y bastante apreciada su cocina. El ruido ambiental, inevitable con tanta gente en ése espacio, no llegaba sin embargo a ser molesto. Se estaba bien, y cómodo. El servicio era rápido, se les ve acostumbrados a lidiar con jaleo en el comedor.

La carta no es muy amplia, pero es variadita y suficiente para un buen picoteo. La especialidad es la carne a la brasa, donde destaco un tremendo (literalmente) chuletón de Buey que daba gloria verlo. No lo probé, pero pude admirar su proporción (o desproporción), ya que en la mesa contigua a la nuestra pasaron unos cuantos, provocando bastante jolgorio. Era un grupo de ocho o diez personas. Habían pedido algunos platos para picar entre todos, y luego uno principal para cada uno. Los que habían pedido el chuletón se quedaron a cuadros cuando les llegó semejante plato. No sabían como iban a poder con eso. Entre bromas, nos pidieron ayuda para dar cuenta de toda esa carne, y yo (que ya estaba terminando) me quedé lleno con la foto, que les pongo a ustedes aquí para que la admiren (pulsen sobre la foto para ampliarla). Si quieren probarlo, no pidan mucho antes.

Además de la carne (Pollo, Bistec, Chuleta o Cabra "machorra"), Tienen Combinado de embutidos, Garbanzas, Albóndigas, Croquetas, Chistorras, Bacalao, Pescado salado, e incluso Callos vi en el cartel. Nosotros pedimos un platito de Queso, una buena Fabada, unas Potas en salsa con papitas arrugadas, que estaban riquísimas, como también lo estaba el plato de Carne con papas. La carne muy sabrosa y tierna, se deshacía que daba gusto. Con eso hubiera sido suficiente, estábamos ya llenos, pero había que meterle mano al último plato, un tierno y jugoso bistec de cerdo. Hicimos el esfuerzo, y aunque estaba muy bueno, no sabe igual cuando el estómago ya está diciendo que no puede más. Supongo que estaríamos igual que nuestros vecinos de mesa con los chuletones. Si nos quedó sitio para unos buenos postres caseros, preparados personalmente por la amable camarera que nos atendió. Muy ricos los flanes de café y de turrón. De beber, una cuarta de vino, cuatro refrescos y agua. En verdad, pedimos mucho. Salimos "embostados". Y por unos 44 euros. Buen precio, y buen sitio. Algún día habrá que enfrentarse a ese chuletón.

Dirección: Calle de La Sardinera 4. La Esperanza
EL ROSARIO. Teléfono: 922-297 370

sábado, 7 de julio de 2012

Guachinche Casa Germán


¡Que rabia da hacerse unos kilómetros para ir a un sitio y al llegar encontrarlo cerrado!. Y mira que, siempre que voy a tiro hecho a algún sitio, llamo antes para confirmar que abren, y de paso, saber que tienen de comer ese día. En este caso me habían hablado muy bien de un Guachinche en La Corujera (cosa extraña, que en La Corujera, o en toda Santa Úrsula, haya un Guachinche), y, como no conseguí el teléfono, y era festivo, di por hecho que abriría. Pues no.

Afortunadamente, y para el que no haya cogido la ironía anterior, pocos sitios hay en la isla con tal proliferación de Guachinches, Bodegones y Restaurantes como Santa Úrsula. Sólo alrededor de la zona del que yo quería ir, hay unos seis o siete. Así que nos quedamos por allí, donde lo que si es difícil es aparcar, por esas calles estrechas y en pendiente. Después de dejar el coche un poco lejos, recorrimos unos cuantos sitios, casi todos llenos, y finalmente entramos en éste, que tenía menos gente....y una zona de aparcamiento, con sitios libres, cerca de la entrada.

El salón tiene dos amplios comedores, uno junto a la barra, y otro junto a la cocina. No había mucha gente, aunque poco a poco fue completándose poco más de la mitad del aforo. La carta ofrece bastante donde elegir. Además de parrilla (Bistec, Chuletas y Pollo), había Carne de cabra, Chistorras, Salchichas, Embutidos a la parrilla, Morcillas, Setas, Champiñones a la canaria (rellenos de queso), Asadura o Bacalao encebollado.

Además de lo reseñado, están los platos que pedimos nosotros, y donde hubo de todo: desde unas buenas Garbanzas, Carne fiesta o, sobre todo, unos sabrosos Huevos al estampido, pasando por un Arroz amarillo corto de sal, hasta un plato de Croquetas y Ensaladilla para olvidar, sin sabor a nada. De postre tomamos un buen mousse  de chocolate y un helado. También tenían Quesillo y Flan de piña. De beber, una cuarta de vino y 4 refrescos. Terminamos con dos cafés, de cafetera casera, y nos invitaron a unos chupitos muy ricos, elaborados  por ellos mismos, de licor de guayabo. Buena atención, y aunque la comida tuvo sus altibajos, no estuvo del todo mal, y la cuenta tampoco, 34 euros.


Dirección: Carretera antigua Corujera, 32. SANTA URSULA
Teléfono: 922-300 722

domingo, 1 de julio de 2012

Casa Maite

Click en la foto para más info
Igual que el Kiosko El Socorro, que ya les comenté hace poco, este es otro rinconcito que descubre uno por casualidad y donde encuentra alguna cosita destacable para contársela aquí a ustedes. E igual que en el Kiosko, les digo desde ya que, gustándome lo que probé, al final salí con la sensación de haber pagado mucho. Es una casita situada en el  camino de Llano del Moro a La Esperanza. Paré hace un tiempo a tomar un refresco, aprovechando que había sitio en la entrada. No había clientes a esa hora, parecía un día flojo entre semana.

Me fijé en un cartel que anunciaba que allí se prepara, probablemente, la mejor carne de cabra de la isla. Pero lo que me llamó la atención fue una de las especialidades: las croquetas de carne de cabra. Me pareció original, y las pedimos. ¡Que ricas!. Muy sabrosas, con un saborcito final picantón estupendo. No esperaba un plato así en lo que me pareció un sencillo bar. Echando un vistazo a la pizarra, vi algunos platitos que merecían que volviera otro día con más calma. Y salí de allí preguntándome de qué conocía yo al hombre que nos atendió....

El Viernes, fin de curso escolar, íbamos a tomar algo en familia para celebrar las buenas notas, y recordé el sitio. Allí nos fuimos para que probaran las croquetas. Al pasar al comedor, nos encontramos con un saloncito tipo Bodegón, no muy grande pero con suficiente espacio. Junto a este, un salón mayor, con unas mesas antiguas, colocadas juntas como gran  mesa para banquetes y celebraciones, donde también disponen de un billar y un futbolín. Tampoco había nadie esta vez en el comedor, y aquello lucía un poco desangelado. Aún así, nos quedamos, ya que no es la primera vez que nos sorprende lo que comemos en sitios que en principio no nos dan muy buena espina. Además, tenía el precedente de las croquetas, y era un picoteo rápido para probarlas. Y seguía sin saber de que conocía yo a ese hombre...

Tiene unos cuantos platitos con buena pinta para probar, como las comentadas croquetas de carne de cabra, el rancho de pulpo, la pechuga a los 4 quesos o los churros de pescado, además de los clásicos Garbanzas, Carne fiesta, Pescado salado, Bistec o Chuleta, Secreto Ibérico y alguna cosita más. Más tarde llegó otra mesa y pidió un Bacalao encebollado con muy buena pinta. Iba con idea de probar el Rancho de pulpo, pero la verdad es que hacía mucho calor, así que nos decantamos por las croquetas, una carne en salsa riquísima, y, como no le quedaban garbanzas, pedimos un escaldón, muy bueno, pero que nos dejó sudando, no estaba el tiempo para ese plato.

Finalmente, después de andar escarbando en la memoria, recordé de que los conocía. Si no me equivoco, regentaban antes una Tasca en La Laguna, cerca de la estación del tranvía. recuerdo haber probado allí una pechuga con una salsa muy rica. Sigue teniendo Maite buena mano para las salsas. De postre, habitualmente tienen quesillo casero y delicias de limón, pero ese día no les quedaban. Bebimos una cerveza y cuatro refrescos. Buena comida, y buena atención. Recomiendo probar las croquetas, pero, como decía al principio, a mi me pareció mucho 30 euros por lo que pedimos.


 Y HOY, A POR LA COPA!!!























Dirección: Carretera Llano del Moro - La Esperanza, 50.

* * * * * Top 5 sitios más vistos del blog * * * * *